Aqui en mi barrio agustito, cogiéndome a una casada puta de la colonia. Le encanta que le meta el dedo en el ano mientras la penetro.

Aquí en la colonia abundan las casadas que se sienten solitas porque sus maridos se van para el gabacho para poder mandarles un billetito, pero como las pinches viejas son como el diablo pues ellas tienen que buscarle quien les quite su soledad, al fin y al cabo, pues la carne es débil y el diablo no descansa como diría mi abuelita. Pero pues yo quien soy para juzgarlas, yo al contrario les doy una ayudadita para que no se amarguen la vida esperando a que el viejo regrese. Si no fuera por mi estas pobres doñitas sufrirían de abstinencia y eso no es justo para ellas que son luchonas y aguerridas. Al fin y al cabo a mi me encanta ponchármelas.

The comments are closed.

MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS DE LOS CHIDOS