Tenía la sospecha de que mi marido me engañaba mientras yo me iba a trabajar, coloqué una cámara y lo descubrí cogiendo con mi comadre.

Ya uno no se puede confiar de nadie, apenas te volteas y ya hay dos que tres zorras que te andan calentando al marido, y eso que mi esposo no es la gran hermosura pero el diablo es canijo. Yo como pendeja partiéndome el lomo y mi marido en lugar de irse a trabajar se la pasaba de carbón con la zorra chiches aguadas de mi comadre. Me decían que estaba loca y que no fuera exagerada y ahora aquí está la prueba de que mi comadre es una puta asquerosa y arrastrada. Vean como grita la ramera mientras mi marido la tiene con las patas bien abiertas y se la está cogiendo en mi propia casa.


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS DE LOS CHIDOS