Morra perdió el miedo y cogimos delante de su hermana

Descripción

Hay viejas que están medio traumadas porque el vato que las quiso estrenar se pasó de bestia y casi casi la termina lastimando, entre ellas esta vieja. Normalmente, cuando las viejas no terminan jalando, yo tampoco hago de mi parte para convencerlas. Pero tampoco es como que tardaran mucho en atenderme, así que ella aprovechaba cualquier chico rato para que pudiéramos fajar bien rico, a escondidas de los demás. Con todo y ese pedo, hemos superado todas las barreras, así que lo contrario no es más que empezar a calentarle la panocha con unos buenos apretones en sus pezones cafecitos hasta dejárselos rojos. Entonces sí, se calienta un chingo y es capaz de vencer a cualquier equipo.